El establecimiento de la comunidad judía en Hispania, se puede datar desde el siglo II d.C. Una vez destruido el templo de Jerusalén por el emperador Romano Tito, siglo I d.C. Se produce una diáspora, éxodo de la comunidad hebrea, de la cual algunos judíos llegan a la Hispania romana, se puede constatar por las estelas funerarias encontradas y los epitafios escritos en el alfabeto hebreo.

 

Pero cuando hablamos de la Sinagoga de Córdoba, nos remontamos al siglo XIV, año 1315 para el calendario gregoriano, cristiano y para el año judío 5075.

Visita con Guía la Sinagoga de Córdoba

Hablamos del estilo Mudéjar, arte musulmán realizado durante el periodo cristiano.

 

Se trata de la más pura de las tres sinagogas medievales que se conservan en España, pues su estructura arquitectónica básica jamás se vio afectada por las adaptaciones, siendo la única medieval que se conserva en Andalucía. Las otras dos sinagogas de estilo mudéjar son la de Santa María la Blanca y la Sinagoga del Tránsito, ambas en Toledo.

Tras la expulsión de los judíos año 1492, la Sinagoga se convirtió en hospital para hidrófobos bajo la advocación de Santa Quiteria.

 

En 1558 pasó a ser la cofradía del gremio de zapateros bajo el patrocinio de San Crispín y San Crispiniano.

El 24 de Enero del año 1885, fue declarada Bien de Interés Cultural (En la categoría de monumento),

El acceso a la Sinagoga se efectúa desde un pequeño patio. A la derecha del vestíbulo, una escalera permitía a las mujeres y niños menores de 13 años, subir a una tribuna superior, desde donde seguían los oficios religiosos.

 

La Sinagoga de Córdoba, junto con las anteriormente mencionadas de Toledo, más otras que se encuentran camufladas bajo templos cristianos, constituye un buen ejemplo de lo que fue el estilo mudéjar, como expresión de convivencia de las tres religiones.