En esta visita accedemos a comprobar el Patrimonio de la Ciudad de Córdoba, expuesto en los diferentes museos, desde el Museo Arqueológico, instalado en 1960 en el Palacio Renacentista de los Páez de Castillejo. En él podremos apreciar piezas ibéricas y romanas, parte del graderío de un teatro de época romana, así como piezas de la época musulmana, como candiles, brocales, ataifores, etc.

Visitaremos la casa-museo del insigne pintor cordobés Julio Romero de Torres, situado en la Plaza del Potro, inaugurado en 1931. En este mismo lugar también tendremos la oportunidad de visitar el Museo de Bellas Artes, que es el más antiguo de los museos de la ciudad, que data de 1884, ubicado en lo que fue el Hospital de la Caridad, fundado por los Reyes Católicos. Entre sus colecciones podremos apreciar arte renacentista, barroco y moderno cordobés, en lienzos y esculturas.

Por último, se visitará los Baños del Alcázar Califal de Córdoba, en el que podremos observar la arquitectura palaciega al servicio de emires y califas. Datan del siglo X, y se ubicaban en el centro del antiguo Alcázar Califal. Podremos apreciar que su uso era indispensable para el desarrollo de la vida cotidiana de la ciudad.